Juan José Totesautt: Tiempo

Foto: Cortesía

Una frase escuchada de forma recurrente indica que “los tiempos de Dios son perfectos”. Esta idea no es solo pertinente para todos los preceptos de la vida sino también para aquellos que, de una forma u otra, nos mantenemos cercanos a la actividad física, como una forma de llevar un estilo de vida sana y saludable.

En este sentido, mis líneas siempre van basadas en la experiencia acumulada a lo largo de más de una década vinculado a carreras de calles, competencias aguas abiertas y piscina, carreras de montaña y hasta competencias de kayaks; por lo que escribo son apreciaciones basadas en la experiencia.

“Tiempo” es una palabra que se nos hace recurrente a los deportistas. Para muchos es un valor de éxito y fracaso.

Para nosotros se trata de una medida de éxito y fracaso, de compensación del esfuerzo realizado, un patrón que permite el progreso. Para los deportistas el tiempo es algo más de una medición.

Mejorar y disminuir tiempos de competencias suele ser un motivo de orgullo para muchos y una comparación de la evolución. ¿Cuantos de nosotros llevamos un récord de nuestras competencias, tratando de ver y analizar las diferencias logradas entre una y otra, revisando si logramos disminuir unos minutos o quizás unos segundos?… Unos minutos que representan poco en la vida de una persona, pero que en la de un deportista representan horas de esfuerzo y dedicación.

Al respecto, es importante destacar que también durante estos ciclos, algunos incluimos lapsos para el descanso y la disminución de la actividad, de acuerdo a lo que indiquen nuestros entrenadores y en base a las necesidades de cada quien.

Se trata de sacar espacios para nosotros o para el que el cuerpo y nuestra mente se adapten a nuevas realidades y nuevas metas. La idea es tener “tiempo” , buscando siempre el recordado equilibrio.

Por eso cuando algún compañero me ataja con la siguiente frase “no te visto entrenando” luego de ausentarme por algunas razones, recurro a la anterior idea de que todo tiene su momento y que, también hay “tiempo para tomarse un tiempo”.
Todos tenemos nuestra medida, nuestro ciclo, nuestros lapsos y eso es muy, muy respetable y valido.

Juan José Totesautt V.
Periodista y deportista

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here