Trump el gran polarizador, por David Pomar

Foto: Betty Images

No cabe duda que el 45to Presidente de los EEUU es un personaje polémico y controversial. Su ascenso al poder ha traído consigo una polarización nunca vista en la historia estadounidense reciente. De hecho, fue elegido SIN la mayoría del voto popular donde la candidata demócrata Hillary Clinton lo aventajó por más de 2.800.000 votos.

EEUU es hoy en día un país polarizado. Por un lado, existe una mitad urbana y multicultural del país que rechaza con contundencia al Presidente Trump acusándolo de ser un sujeto prepotente, racista e incluso xenófobo. Y por otro lado, la otra mitad del país, rural y conservadora, apuesta por un Presidente nacionalista que ponga en primer lugar los intereses de la nación; un administrador con puño de hierro que sea más eficiente y genere el impulso que necesita la 1ra economía del mundo para salir del bache en que se encuentra. En este artículo voy a hablarles de lo logrado hasta ahora por la administración Trump, sobretodo en el aspecto ECONOMICO. También cito el tema migratorio, geopolítico y electoral. Comenzamos con una retrospectiva…

Hace más de dos años la prestigiosa Calificadora de Riesgo Moody’s dio a conocer un informe que presagiaba una recesión, un aislamiento y una disminución prolongada en la economía de los EEUU en caso de implementarse las propuestas económicas, comerciales y migratorias que el Presidente Trump prometió durante su campaña electoral. El economista y ex asesor de Barack Obama, Mark Zandi en conjunto con otros tres colegas llegaron a la conclusión que dichas propuestas, como la eliminación de cientos de regulaciones al sector empresarial, la reducción de impuestos, la reforma fiscal y una nueva forma de hacer negocios con China, México, Canadá y otros socios comerciales, traerían una cuantiosa pérdida de la fuerza laboral que sobrepasaría los 3.5 millones de empleos.

A Moddy’s le faltó decir que el Apocalipsis se avecinaría con la llegada de Trump al poder. Actualmente está calificadora ha tenido que meterse la lengua en el … bolsillo porque lo que está ocurriendo actualmente en los EEUU es exactamente lo contrario.

La economía se ha reactivado de manera contundente. Los índices Dow Jones, S&P 500 y Nasdaq andan por las nubes con números nunca vistos desde hace más de 50 años. La tasa de desempleo se encuentra en 3.7%, la más baja en casi medio siglo.

Los salarios se incrementaron en un 3%, el mejor en 10 años. La creación de nuevos empleos se encuentra galopando de tal manera, que según la Asociación Nacional de Manufactureros, existen 500.000 vacantes de trabajo más que personas capaces de ocuparlos.

La reducción de impuestos ha traído la mayor recaudación de la historia y la reducción del gasto público ha logrado obtener un superávit récord. ¡En el argot boxístico, se diría que Trump es un hombre con tremenda pegada!

Geopolítica

Y es que el Presidente en llegar a la Casa Blanca con el nivel de aprobación más bajo de la historia, también se está moviendo como pez en el agua a nivel internacional.

Desde que comenzó en el ejercicio de sus funciones, atacó al Estado Islámico propinándoles sendas derrotas a los yihadistas de Daesh que controlaban territorios en Siria y en Irak. También logró sentar a negociar al Dictador norcoreano Kim Jong-un en aras de lograr la desnuclearización en la península de Corea.

En mayo pasado reubico la Embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv a Jerusalén como muestra de apoyo y reconocimiento a Israel y a su comunidad judía.

EL TLCAN

El Pdte Trump demostró ser un excelente negociador poniendo fin al tratado comercial que según el, era el acuerdo más desventajoso que EEUU podría tener. Deshizo el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) en un ambiente muy tenso logrando torcerles el brazo a Canadá y a México para llevar a cabo la reestructuración del ahora llamado Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Una vez firmado el tratado, Trump lo llamo “El acuerdo comercial más importante de la historia de los EEUU”.

Migración

Quizás, el punto más criticado de la administración Trump ha sido la adopción de ciertas políticas de inmigración. Desde su campaña electoral, el Presidente Trump prometió endurecer las políticas migratorias creando un profundo malestar al hablar de la creación de un muro fronterizo.

Una de las primeras acciones que levantó controversia fue la de poner fin al estatus de protección temporal (TPS) que amparaba a más de 300.000 inmigrantes de El Salvador, Honduras, Haití, Nicaragua y Sudán. Hasta ahora dicha suspensión se encuentra bloqueada gracias a la decisión de un juez federal en California emitida el pasado mes de Octubre.

Otra acción que generó angustia fue la de acabar con el programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés) que amparaba a unos 800.000 niños y jóvenes a quienes sus padres trajeron sin documentos a los Estados Unidos.

Dicho programa sigue operando gracias a una orden judicial emitida en enero del presente año, pero solo de forma limitada pues ahora sus beneficiarios solamente pueden renovar y no tienen garantizado su regreso al país en caso de viajar al exterior.

Otra decisión migratoria ejecutada aunque con muchos traspiés en la Corte Suprema, fue el llamado Veto Migratorio para 5 países de mayoría musulmana (Libia, Irán, Siria, Somalia, Yemen) y otros dos, Corea del Norte y Venezuela (Este último solo para funcionarios de la Dictadura de Nicolás Maduro).

Este veto se creó para restringir el acceso de inmigrantes provenientes de dichos países con vínculos terroristas. Cabe resaltar que según cifras del mismo gobierno norteamericano, los arrestos y deportaciones a inmigrantes ilegales que ingresan a los EEUU desde México han disminuido.

Actualmente, Trump enfrenta un próximo reto; contener a la llamada Caravana migratoria donde se desplazan miles de personas que pretenden ingresar sin documentos a territorio estadounidense.

Popularidad

Según la encuestadora de la Universidad de Quinnipiac, SIETE de cada DIEZ estadounidenses opinan que la situación económica se encuentra en un nivel bueno o excelente. Lo contradictorio es que el porcentaje de desaprobación del Presidente Trump ronda el 54% y el de aprobación en apenas 38%. Ese alto segmento que desaprueba su gestión, considera que el actual auge económico no tiene relación alguna con lo realizado hasta ahora por el Pdte. Definitivamente hoy EEUU es un país POLARIZADO.

Caso Kavanaugh

La ajustada aprobación del juez Brett Kavanaugh para la Corte Suprema de Estados Unidos, es sin duda una importante victoria POLITICA para Donald Trump. Las acusaciones de escándalo sexual no evitaron la elección del Juez. Días después, una de las denunciantes, Judy Munro-Leighton confesó a través de una carta que todo era una falsedad. Ahora el Congreso de EEUU le solicitara al FBI una orden de captura para ser procesada ante la justicia.

Trump se anota un triunfo más con este caso y el Juez Brett Kavanaugh sale fortalecido. Ahora los demócratas tendrán a un enemigo acérrimo en la Corte Suprema.

LEGISLATIVAS Y EL FUTURO

El pasado 6 de Noviembre millones de ciudadanos estadounidenses salieron a votar en el llamado “Midterm Elections” para elegir gobernadores, senadores y congresistas. Los republicanos salieron airosos en el Senado y los demócratas se alzaron en la Cámara Baja.

Algunos sostienen que será saludable tener un balance equitativo en el poder. Otros aseguran un escenario de confrontación donde el Pdte tendrá que lidiar de ahora en adelante con un congreso en su contra.

El muro fronterizo y la derogación del Obamacare casi seguro serán engavetados. Es bastante probable que ocurra un estancamiento a la hora de aprobar leyes importantes, por lo menos durante el presente periodo presidencial. Trump aseguro que a pesar de haber perdido la mayoría en la Cámara de Representantes, pueden concluirse como positivos los resultados de las elecciones. ¿Tendrá razón? Revisemos la historia.

En el año 2010 el Presidente Obama perdió 63 escaños en la Cámara. En el 2006, el Presidente Bush perdió 30 sillas y hasta Bill Clinton perdió 52 congresistas en las elecciones legislativas del año 94. Trump acaba de perder 26 escaños, echando por tierra el pronóstico de la “Ola demócrata” que arrasaría con la cámara de representantes. Cabe analizar bien estos números porque los ex presidentes anteriormente mencionados lograron reelegirse después de dichas derrotas.

Tal vez los resultados del Midterm estén reflejando una posible reelección de Trump en el 2020. De ahora en adelante y en caso de una eventual caída de la economía, Trump ya tendría la excusa perfecta; su chivo expiatorio… La mayoría demócrata en el Congreso que “no lo deja trabajar”. Amanecerá y veremos.

Por: David Pomar

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here