Maduro…. De tu madre! Por Ivan Dugarte

Cuando fuimos creciendo tuvimos un fenómeno con el que convivimos y de alguna manera marcó la vida de muchos. Ese fenómeno son los mensajes publicitarios que forman parte de nuestro subconsciente. En esta oportunidad quiero hablarles de esa la publicidad, de esos jingles publicitarios y de los eslóganes, todo esto quedo registrado en nuestro cerebro, m, dándonos indicios de conocer alguna marca o producto.

Ese marca o producto salía a flote simplemente al escuchar alguna nota musical, una palabra y hasta una imagen, es importante que cada país tiene ese fenómeno publicitario y siento que debería pasar a ser patrimonio cultural de cada sociedad…

En Venezuela hay muchos ejemplos, podemos hacer un ejercicio, quien no recuerda lo que sigue después de esta premisa «tum, tum, ¿quién es?.. Puede pasar con confianza, va a verme limpiecita como un sol, soy yo… Seguirán en voz alta para completar lo que falta.

Otra, ¿” solo en la Estancia encontraras? ¿El buen sabor…?».

Hay otros ejemplos más universales, por mencionar algunos está el caso de Nike… Just Do It (solo hazlo). Otro, Apple “Here’s to the Crazy Ones, Think Different” (Este es un homenaje a los locos. Piensa diferente).

Es sorprendente como las redes sociales marcan la pauta de nuestras vidas. Sobre todo, para volver viral algún contenido. Se han vuelto tan importante que hay parejas que terminan sus relaciones, se bloquean de instagram y/o Facebook y se lo toman tan en serio que llegan a pensar que lograron desaparecer a la otra persona del mundo.

Hoy día en Venezuela se creó una nueva marca, lo más impresionante es que no ha sido exclusivamente de nosotros, algunos ciudadanos de otros países se la han adoptado con mucho cariño.

«Sin querer, queriendo» como diría el gran chavo del 8, mundialmente hay una palabra con una respuesta bien particular.

Se trata de una grosería venezolana que con el tiempo ha mutado, puede representar algo bueno, algo con cariño o simplemente puede venir cargada de malestar, rabia y hasta odio, todo lo marca el contexto.

Esta grosería es la respuesta a la mención de un Nombre que está de moda, nos llena de mucho orgullo cuando la escuchamos en boca de un extranjero, por ser la grosería bandera de Venezuela.

Como dirían los milenial «somos tendencia a nivel mundial», no me importa que se molesten los chavista cuando lean este artículo, porque sé que la dicen de vez en cuando, pero hoy día hay una sola respuesta al mencionar el nombre de su líder, a esa persona que junto a otros han destruido un país y que solamente no nos duele a nosotros, ahora le duele a muchos países a nivel mundial.

Creo que si seriamente repetimos este «challenge» lo podremos escuchar hasta en Arameo; también, si lee este articulo tómelo como ejercicio, como una catarsis, como nivelador de chacras, como frase motivadora y de crecimiento personal, como quiera úsela, suelte, libere cualquier molestia, si desea hacerlo en el idioma que quiera hágalo, eso sí, le pido que se grabe, sea solo o acompañado, pero me etiqueta en la red social que decida publicar dicho video… con la finalidad de disfrutarlo yo como buen espectador.

A continuación les ofrezco la palabra para el ejercicio, mientras vayan concentrándose, tome aire, haga imaginando que hace una bola del color que quiera con todo lo malo que quiera soltar en ud, toman aire, y para que finalicen el ejercicio de la mejor manera, contamos 1, 2, 3,…

MADUROOOO…. complete la frase. Namaste.

Iván Dugarte – Humorista

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here