El orden de los factores SÍ altera el producto

Sobrevivir en este país se ha convertido en una tarea milagrosa. Cada segundo equivale a una infinita carrera hacia el cielo, transformada en amarga lucha.

Las millas posan sarcásticas frente a los rostros de los abatidos venezolanos, quienes con denuedo, asumen el riesgo diario de transitar la escalofriante senda de la brutal hambruna frente a las inhumanas medidas adoptadas.

Y entre tanta desgracia generada caprichosamente por la cuerda de mandrias del alocado gabinete, seguimos teniendo fe en el camino esperanzador que viene brindando el diputado Juan Guaidó.

Con suma dedicación ha venido labrando, como ninguno, el porvenir de la tan amada República, y en tan sólo tres meses de dificultoso ejercicio estratégico, ha logrado unificar la pluralidad de pensamientos bajo un mismo propósito con apoyo internacional.

En lo personal considero esta hazaña como loable en virtud del acostumbrado camino vergonzoso y desleal asumido por algunos parlamentarios de exiguos principios, quienes llenaron de abyectas quimeras a una nación que por años solicitó vivir dignamente. 

No debe caber la menor duda de que se están dando pasos concretos en el acmé de este fatídico thriller, donde el cese a la tiranía y el fin de la dictadura está en etapa agonizante bajo la poderosa lupa del mundo, consecuentes ahora con la triste e inequívoca realidad vivida en este país caribeño.

Los nueve meses restantes del período del titán Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional, serán los más importantes en la historia del país. Por ello, el tiempo empleado en el tino perfecto es determinante.

“El desconocido más conocido” logró convertirse en un santiamén en la flama esperanzadora de un continente que lucha por la libertad de Venezuela.

Sigamos en oración constante, confiando en el Señor sin juzgar sus acciones, pues lo imposible es la especialidad de Dios.

Prof. Daniel Hernández Luengo Escritor dahlpahg@gmail.com @danielovtsky

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here