William Jiménez usa su voz como instrumento de conexión hispana

Actualmente, William tiene su propia productora de eventos llamada Stage Level Productions LLC, una productora con más de 15 años de trayectoria, empezando desde Venezuela y ahora en el país americano. 

Al igual que la mayoría de industrias de este sector, la pandemia ha arrebatado sus sueños a corto plazo, pero gracias al dinamismo y actitud positiva que caracterizan a
William, él pone fe en que todo vuelva a ser como antes, incluso mejor: “el último evento que realicé fue a principios de 2020. Porque la pandemia no lo permitió, estamos
retomando algunos eventos pendientes y creando nuevos eventos hasta final de este año.

El mundo del entretenimiento es el último eslabón en la cadena económica en activarse porque no es un producto de primera necesidad, por lo tanto, la industria se ha visto
muy afectada, pero gracias a Dios todo va a mejorar con el pasar de los meses”.

William, más que ejercer su profesión en el país, ve su labor como una manera de conectar a sus colegas hispanos a través de diferentes eventos, él colabora y apoya a fundaciones hispanas en Cincinnati, donde promueve negocios de latinos en las redes
sociales:

“En cada crisis, aunque no lo veamos, existen muchas oportunidades, solo hay que buscarlas. Me gusta guiar a la gente según mi experiencia en lo que me ha funcionado a
mí, siempre desde la verdad, legalidad y honestidad. Este es un país muy organizado y estoy muy agradecido de que me haya recibido”.

Ser locutor comercial va más allá de presentar eventos o noticias. El locutor comercial es el encargado de darle vida a infinidad de proyectos usando como vehículo “La
Voz”, ese medio que William utiliza para tocar el corazón de cientos de personas que cada vez que lo escuchan pueden conectarse con sus raíces.

Finalmente, este talentoso locutor latino deja como mensaje a toda la comunidad latina que siempre luchen por sus sueños y que en este país pueden conseguir lo que desean si
se lo proponen:

“Pongan todo su esfuerzo en hacer las cosas lo mejor que puedan y si no saben, que jamás les dé pena preguntar a la gente que tiene conocimiento, emprendan un negocio propio y trabajen duro desde la honestidad, legalidad y con Dios de la mano siempre”.

Con información Lavanguardia.com