Un puertorriqueño es el nuevo jefe de la Policía de Orlando

Foto: Cortesía

En su oficina del cuartel general de la Policía de Orlando, Rolón tiene en un lugar prominentes un mapa de Puerto Rico. Es una imagen de esas color marrón que trazaron los primeros navegantes, con algunas imperfecciones y que identifica algunos lugares con nombres de pueblos taínos. Está en la pared que queda a la derecha de su escritorio, al alcance de una mirada nostálgica, las que nacen de los ojos de quienes ya no vivimos en el terruño y que extrañamos elementos que quizás ya no existen…como los nombres taínos en ese antiguo mapa.

Tras 26 años trabajando en este departamento, era natural que en este bayamonés surgiera el deseo de aspirar a la posición más alta en la policía de Orlando. Nunca había habido un jefe hispano, pero Rolón -quien se llama igual que la ciudad que ahora vigila- se lanzó en las manos de su esposa -Georgina Rolón- una venezolana que lo motivó a pedir la plaza. Se sometió al proceso y lo logró.

Ser puertorriqueño supone un gran activo en el catálogo de cualidades de este hombre de seis pies de altura, y es un ingrediente que le permite navegar en la cultura anglosajona en la que creció, al tiempo que se desenvuelve con éxito en la puertorriqueño, grupo hispano dominante en este estado sureño.

Rolón pasará a la historia por ser el primer hispano puertorriqueño en dirigir uno de los departamentos más grandes en todo Estados Unidos, pero el alcalde de Orlando, Buddy Dyer, se agenciará un espacio en los libros por haberlo nombrado. “En el proceso de evaluación de candidatos, presenté mis ideas y el alcalde determinó que yo era el indicado”, comentó.

Con información de elnuevodia.com