Policía emplea la violencia para frenar las marchas en Argelia