En Venezuela se debe modernizar la cedula de identidad y eliminar el carnet de la patria

FOTO CORTESÍA

La cédula de identidad en Venezuela es un documento de identidad nacional mediante el cual un ciudadano residenciado en el país, sea extranjero o nacional, queda registrado como parte de la población de Venezuela. Este documento consiste en una lámina plastificada que recoge una serie de datos del ciudadano como su nombre completo, estado civil, nacionalidad, y fecha de nacimiento. Sin embargo este documento de papel plastificado es hoy en día arcaico y obsoleto, debido a que no presenta mayores medidas de seguridad que hacen posible su fácil falsificación, debido a que no se ha mejorado y modernizado con la incorporación de tecnologías de la información y la comunicación TIC.

Prácticamente podemos decir que no ha cambiado mucho a lo largo de los años y que conserva las mismas características desde que se emitió la primera cédula de identidad en Venezuela en el año 1942, la cual se entregó al Presidente Isaías Medina Angarita con el número 00001, quien oficializó el innovador instrumento de identificación portátil para los ciudadanos, el cual desde entonces es un requisito indispensable ante cualquier trámite legal.

En la mayoría de los países en estos momentos se están implementando la modernización de los documentos de identidad, mediante cédulas laminadas fabricadas en policarbonato y formato de una tarjeta de crédito, con información digital para los ciudadanos, que incorporan mayores medidas de seguridad que hacen casi imposible su falsificación. Además pueden incluir un chip interno que permite el pago del servicio de transporte público por medio de un monedero electrónico y/o aplicaciones que están adaptados al chip. Así mismo, estos documentos pueden incluir campos de información como condición de donante, porcentaje de discapacidad y tipo de sangre, entre otra información importante que se pueda agregar dependiendo del país.

Carnet de la patria como instrumento ilegal

Se creó en el año 2017 para ayudar y proteger ficticiamente a los venezolanos de la guerra económica y los bloqueos. Con este documento, los subsidios se deben entregan de manera directa a las familias venezolanas. El Carnet de la Patria se convirtió en el instrumento de control político y social más efectivo de la era socialista para poder lograr la permanencia indefinida en el poder y no el bienestar social y desarrollo del país. Además se desconoce a qué ente está adscrito el Carnet de la Patria. Los venezolanos han denunciado en reiteradas oportunidades no poder realizar algunas diligencias, ni usar algunos servicios por no poseer este discriminatorio e ilegal instrumento.

Es importante mencionar que el carnet de la patria vulnera los derechos de los ciudadanos y principios constitucionales, aun cuando la Constitución venezolana es bastante clara al establecer, en su artículo 21, que todas las personas son iguales ante la ley y que no se permitirá ningún tipo de discriminación “fundada en la raza, el sexo, el credo, la condición social o aquéllas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona”. Asimismo, especifica que la ley ha de garantizar jurídica y administrativamente las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva.

Hacia una identidad digital

El avance de los procesos tecnológicos en el mundo hace necesario que hoy se aborde y se consolide el concepto de identidad digital y así dar cumplimiento a la poco conocida Ley de Infogobierno, publicada en el año 2013, la cual establece en su artículo 1. Esta Ley tiene por objeto establecer los principios, bases y lineamientos que rigen el uso de las tecnologías de información en el Poder Público y el Poder Popular, para mejorar la gestión pública y los servicios que se prestan a las personas; impulsando la transparencia del sector público; la participación y el ejercicio pleno del derecho de soberanía; así como, promover el desarrollo de las tecnologías de información libres en el Estado; garantizar la independencia tecnológica; la apropiación social del conocimiento; así como la seguridad y defensa de la Nación.

La cédula de ciudadanía digital debe evolucionar en sus dos tipologías: la cedula en físico con chip y la cedula digital que debe reposar en los dispositivos móviles. Es muy importante que el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería pueda avanzar en el desarrollo técnico de la cédula de ciudadanía digital y en la apertura de la base de datos biométrica facial como complementaria de la base de datos dactilar e implementar el uso de un dispositivo de almacenamiento para contener un certificado cifrado de firma digital altamente seguro.

La cédula se puede tener en el celular como en muchos países. Recientemente en nuestro hermano país Colombia el año pasado se dio la posibilidad de que los ciudadanos que cuenten con un dispositivo o teléfono inteligente conectado a internet puedan descargar una aplicación oficial, luego de cumplir verificaciones de seguridad mediante reconocimiento facial, podrán portar su cédula en su teléfono.

Establecer un modelo de autenticación digital integrado trae importantes beneficios, entre los cuales destacan que tienen una mayor seguridad, lo que evitará las falsificaciones o las suplantaciones. Además, tiene identificación y autenticación biométrica; identificación no presencial en trámites a través de la web; y garantiza la protección de datos personales, generando una mayor confianza en los trámites y servicios de las entidades públicas y privadas; y permite la verificación de identidad de forma segura por parte de las autoridades. Igualmente, cumplen con los más altos estándares a nivel mundial en materia de identificación de personas.

Abg. José Antonio Robles  /  E-mail: joseroblesp@gmail.com