En Florida sigue alteraciones en los precios y ventas de combustible

El Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida (FDACS, por sus siglas en inglés), la agencia estatal que regula la industria del petróleo en Florida, está al tanto de problemas que pueden alterar los precios y la venta normal de combustible en nuestro estado. Estos problemas incluyen el ciberataque recientemente informado en el Colonial Pipeline (tubería  que sirve al norte de Florida), problemas en terminales de combustible en el área de Pensacola y la escasez de disponibilidad de conductores de camiones de combustible.

Sobre este asunto, la Comisionada de Agricultura de Florida, Nikki Fried compartió una actualización en video en las redes sociales ayer y ofreció la siguiente declaración:

“FDACS fue alertado sobre una posible interrupción en el suministro de combustible que afecta principalmente a la región de Pensacola. Esta interrupción específica se debe a que una empresa que presta servicios en esa área no puede cumplir con los estándares de la EPA sobre los requisitos federales de gasolina bajo la Ley de Aire Limpio, que deben cumplirse a cabalidad anualmente antes del 1 de mayo. Dada la regulación federal de este asunto, FDACS se comunicó de inmediato con la EPA para garantizar que están al tanto de la situación y facilitar la comunicación directa con los operadores de la industria. Seguimos exhortando a la empresa a resolver rápidamente este problema y mitigar cualquier impacto en la comunidad y los residentes.

En general, todos los floridanos pueden esperar encontrar algunos problemas en el precios y ventas del combustible en los próximos días debido a varios factores. Estos incluyen el cierre temporal de un importante oleoducto de EE. UU. debido a un ciberataque, lo que provocó que el combustible se transportara en camiones a ciertas regiones, así como la escasez de conductores de camiones que actualmente afecta tanto a la industria del combustible como a la industria agrícola. FDACS y yo estamos en comunicación estrecha y continua con la EPA, el Departamento de Energía de los EE. UU. y la industria del petróleo trabajando sobre para resolver la situación, todas las partes pedimos a los residentes mantener la calma y que no acaparen comprando más gasolina de lo usual, eviten que se formen largas filas en las estaciones de servicio a medida que el combustible continúa moviéndose por nuestro estado «.