Dos potencias nucleares se acercan a una guerra a gran escala

Foto: Cortesía

India y Pakistán, dos países vecinos y en muchos aspectos hermanos, están atrapados en la peor crisis en años en la disputada región de Cachemira, y la captura de un piloto de caza indio podría significar que la confrontación solo empeorará, dicen exdiplomáticos y analistas regionales a la cadena de noticias NBC.

El piloto, el comandante Abhinandan Varthaman, se encuentra bajo custodia militar paquistaní luego de que su MiG 21 fuera derribado el miércoles en la disputada frontera entre los dos países con capacidad para hacer estallar armas nucleares.

El primer ministro de la India, Narendra Modi, se enfrenta ahora a una encrucijada crucial según los expertos, ya sea para contenerse y tratar de resolver la disputa o para emprender acciones militares. Con las elecciones en menos de tres meses en India, golpear a Pakistán podría sentar bien con el sentimiento nacionalista, pero también arriesgaría una guerra a gran escala.

«Nueva Delhi está en un lugar muy difícil ahora», dijo Michael Kugelman, del grupo de expertos del Wilson Center. «Las consideraciones políticas internas hacen que sea muy improbable que India quiera reducir la escalada en este momento».

En cualquier conversación con Pakistán, cosa que India ha rechazado hasta ahora, el piloto capturado le daría a Islamabad una valiosa palanca y dificultaría que Nueva Delhi logre un acuerdo sólido, dijo Kugelman.

Las hostilidades comenzaron con un ataque suicida con coche bomba este mes, que dejó 40 muertos de la policía paramilitar india en el lado de Cachemira controlado por India, uno de los peores ataques en años contra este país. Nueva Delhi respondió con un ataque aéreo el martes, pero esta vez la India optó por atacar dentro del territorio paquistaní. La operación apuntó a lo que India dijo que era un campo de entrenamiento terrorista para Jaish-e-Mohammad, el grupo militante que se responsabilizó del ataque del 14 de febrero.

El miércoles, Pakistán tomó represalias derribando al menos un avión de combate indio mientras intentaba atacar objetivos militares a lo largo de la frontera disputada.

Pakistán transmitió imágenes del supuesto piloto indio, que sale en un momento con los ojos vendados, agradeciendo a sus captores que lo rescataran de una turba después de que su avión fuera derribado. India expresó indignación por lo que llamó «la exhibición vulgar de Pakistán», acusándolo de violar los Convenios de Ginebra y advirtiéndole que no dañe al piloto.

India, que convocó al enviado de Pakistán en Nueva Delhi, dijo que «se reserva el derecho de tomar medidas firmes y decisivas para proteger su seguridad nacional, soberanía e integridad territorial contra cualquier acto de agresión o terrorismo transfronterizo».

Husain Haqqani, exembajador de Pakistán en Estados Unidos dijo que ahora, con sentimientos nacionalistas a flor de piel en ambos países y una elección en la India, las presiones políticas dificultarán que ambos gobiernos encuentren una manera de evitar disminuir la tensión.

«Lo que realmente tenemos es una confluencia de factores políticos internos que dificultan un resultado sensato», dijo Haqqani a NBC News. «Hay llamamientos en la India para que enseñen a Pakistán una lección sobre su apoyo al terrorismo. Y hay llamamientos en Pakistán para enseñarle a la India una lección sobre cómo no puede dictarle a Pakistán».

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, pidió en llamadas telefónicas a sus homólogos de India y Pakistán el martes que actúen con restricción, «para evitar la escalada a cualquier costo».

Mientras tanto, Pakistán tiene la reserva nuclear de más rápido crecimiento en el mundo, según la Iniciativa de Amenaza Nuclear, con una gama cada vez más sofisticada de misiles.

En una evaluación de amenazas a nivel mundial entregada al Congreso a principios de este mes, la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos advirtió que los nuevos tipos de armas nucleares en Pakistán y la India «introducirán nuevos riesgos para la dinámica de escalada y la seguridad en la región».

Ambos países tienen aproximadamente 140-150 ojivas cada uno, pero Pakistán carece de una clara doctrina que gobierne el arsenal, y nunca ha descartado un primer ataque, según expertos en control de armas. Mientras que India tiene armas nucleares estratégicas de largo alcance, Pakistán ha otorgado prioridad a las armas tácticas, incluidos los lanzadores de cohetes con distancias cortas de alrededor de 45 millas, dijeron los expertos.

Editado por Luis Hernández Telemundo con información de NBC