20th mayo 2022

Denuncia que dictadura en Venezuela utiliza a ejecutivos de DIRECTV como fichas para negociar

Foto: REUTERS/Manaure Quintero

La ONG Un Mundo Sin Mordaza denuncia que con la detención de tres ex directivos de la cableoperadora DIRECTV Venezuela, filial de la corporación estadounidense de telecomunicaciones AT&T, el régimen de Nicolás Maduro trata de impedir los esfuerzos para el restablecimiento de la señal satelital de información y entretenimiento para el pueblo venezolano, utilizando a los prisioneros como fichas para negociar.

Rodrigo Diamanti, Presidente de Un Mundo Sin Mordaza, explicó que el 5 de junio Héctor Rivero, gerente general; Rodolfo Carrano, vicepresidente comercial, y Carlos Villamizar, vicepresidente de Estrategias y Negocios de DIRECTV Venezuela fueron detenidos por el SEBIN, la policía política del régimen de Nicolás Maduro, como retaliación por el cese de transmisiones de la señal en el país suramericano el 19 de mayo, por decisión de AT&T.

“A estos directivos les fueron imputados los delitos de estafa agravada en concurso real, boicot, desestabilización de la economía y asociación para delinquir y se les ordenó privativa de libertad. Deben ser liberados”, detalló Diamanti. 

DIRECTV (AT&T) dejó de operar en Venezuela, sin informar previamente de la decisión a ninguno de sus empleados locales, alegando no poder cumplir simultáneamente las exigencias legales de Estados Unidos y de Venezuela. Medidas del Departamento del Tesoro de Estados Unidos impiden a cualquier empresa americana, en este caso a AT&T, tener relaciones comerciales con empresas propiedad del prófugo de la justicia norteamericana, Raúl Gorrín, así como con la estatal PDVSA controlada por Maduro. En consecuencia, la trasnacional debía retirar de la parrilla venezolana a los canales Globovisión (propiedad de Gorrín) y PDVSA TV, pero el régimen de Maduro obligó a seguir transmitiendo sendos canales con profundos vínculos de sus directivas con actividades ilícitas como lavado de dinero, así como con un régimen violador de derechos humanos y colaborador con el narcotráfico y el terrorismo internacional.

Diamanti precisa que la decisión de AT&T de cesar el servicio afecta a cerca de 10 millones de venezolanos que quedaron sin opciones de información, educación y entretenimiento en plena pandemia. De acuerdo a las estadísticas, 38% de ese porcentaje, son personas de sectores pobres de Venezuela que, además, son los más afectados por las fallas de servicios públicos como agua, electricidad y gas doméstico. A esto se suma que los venezolanos son oprimidos mediante el control político de los programas gubernamentales de alimentación y salud en una Venezuela con una hiperinflación de 3.684% interanual y 409,2% en lo que va de 2020, de acuerdo con datos de la legítima Asamblea Nacional.

“Nos preocupa que con la salida de DIRECTV de Venezuela y en medio de la pandemia la población no sepa qué hacer, no tenga acceso a campañas de prevención y concientización. La dictadura prefirió dejar sin opciones a millones de venezolanos antes que aceptar que dos de sus canales propagandísticos salieran del aire. Con esto Venezuela ya ni siquiera se parece a Cuba, sino cada vez más se acerca a Corea del Norte, donde no es posible saber qué ocurre en el mundo”, señaló Diamanti, cuya organización no gubernamental vela por el derecho a la libertad de información y expresión en Venezuela.

Ante las graves consecuencias de esta situación para los venezolanos, Un Mundo sin Mordaza impulsa la campaña “DIRECTV libre para Venezuela”, la cual cuenta con las firmas de más de 125.000 personas que piden a AT&T que, al menos en el contexto del COVID-19, restablezca desde el exterior la señal de DIRECTV en Venezuela, opción técnicamente factible, pues ayudaría evitar más contagios y a salvar vidas.

“Los venezolanos requieren información confiable que no reciben de los canales oficiales. DIRECTV controlaba 44,12% del mercado de TV paga en Venezuela. Creemos que es 100% técnica y jurídicamente posible, y además no podría ser bloqueada en Venezuela si la señal es enviada desde el exterior”, dijo Diamanti.

El activista por la libertad de expresión expresó el rechazo de la ONG que lidera a que la dictadura de Nicolás Maduro pretenda utilizar a tres directivos venezolanos que nada tuvieron que ver con la decisión de AT&T como ficha para obligar a la empresa estadounidense a retomar sus operaciones en Venezuela bajo sus condiciones.

“Desde el punto de vista humano, consideramos que AT&T, a través de su marca DIRECTV, puede marcar una diferencia en medio de la crítica situación que enfrentan los venezolanos. Restablecer el servicio puede salvar vidas, mantenerse ajenos a la situación puede hacerle cómplice de una dictadura cruenta y violadora de derechos humanos, sin que esa sea su intención”, reflexionó Diamanti.

Un Mundo sin Mordaza invita a quienes quieran respaldar la campaña “DIRECTV libre para Venezuela” a hacerlo a través del link: https://www.change.org/p/directvve-directvco-queremos-directv-libre-para-venezuela-y-sin-censura?utm_source=share_petition&utm_medium=custom_url&recruited_by_id=955ff010-9db7-11ea-88b3-5b3e8e5f7010.

Somos Noticias

Somos Noticias