De Licenciado a Uber en diáspora

FOTO REFERENCIAL

Por Iván Dugarte

Para nadie es un secreto la situación que vive Venezuela y por ende nosotros los venezolanos. Muchos salimos del país en búsqueda de crecimiento… ¡Pero, Ya va! Hay muchos profesionales que el título de lo que se graduaron no los apoyó mucho.

Creo que de jóvenes aprender a manejar un carro fue algo fundamental para todos los venezolanos que salimos.

En este momento sin que suene de mala manera, muchos estamos orgullosos de haberle robado el carro a su papá, a un tío o en su defecto algún vecino para aprender a manejar.

Esta última opción de alguna manera la viví, un amigo aprovechaba que uno de sus vecinos llegara amanecido y ebrio, le robaba el carro y lo usábamos para muchas cosas, entre esas aprender a manejar, que le fundimos el motor eso se los contaré en otro artículo.

Hay otros que el papá les enseñó a manejar por si acaso una emergencia, cosa que no viví yo; lo cierto es que mi primo me prestaba a veces, pero muy rara vez el carro de mi tío para poder manejar.

No sé si están de acuerdo conmigo, pero una de las cosas que le ha salvado la vida al venezolano es manejar un carro, ojo que no todos saben, por ejemplo, tengo un amigo que dice «no manejo mi vida, menos carros».

Creo que las plataformas de taxi le han servido al venezolano para generar dinero… Y no importa si eres Ingeniero petrolero, Maestro o Doctor, lo cierto es que mientras organizan papeles, tienen la posibilidad de ganar más dinero detrás del volante, muchos venezolanos toman la opción de trabajar en ellas.

Haciéndonos sentir muy orgullosos, bendecidos y afortunados, blindados por dios, porque por algo aprendimos a manejar en Venezuela, país donde las carreteras están llenas de sorpresas, es decir; Comenzando por los «policías acostados» o simplemente te sorprendía un hueco.  Otra sorpresa tratar de librarte de los fiscales que llegaban a matraquearte. Además, sin contar que ibas y venías de la playa, manejando y beber desde que salíamos, eso si te tiene el venezolano… Somos atrevidos al manejar.

Por ahora el título de la plataforma que estés usando para trabajar detrás del volante, no es muy importante, créanme que me hacen sentir muy orgulloso y agradezco cada invento que logramos hacer cuando jóvenes en Venezuela, porque crecimos con mucha disposición a hacer, el único conductor de Venezuela que no queremos ya sabemos quién es… bueno ni venezolano es.