Comisionada Nikki Fried aplaude la inclusión de la Reforma Migratoria

FOTO CORTESÍA

La comisionada de Agricultura de Florida, Nikki Fried, ofreció la siguiente declaración aplaudiendo la noticia de que la resolución presupuestaria propuesta por los demócratas del Senado de los Estado Unidos incluye 107 mil millones de dólares para crear un camino hacia la ciudadanía para inmigrantes que califiquen.

“En Florida, nuestras comunidades inmigrantes son parte integral y fundamental de nuestras vidas, de nuestra cultura y economía. La reforma migratoria está pendiente desde hace mucho tiempo y me alegra que el Senado esté trabajando para finalmente brindar a esos 11 millones de personas indocumentadas que hacen vida en los Estados Unidos la seguridad y estatus que tanto merecen”, dijo la comisionada Fried. Somos una Nación de inmigrantes, ellos son una pieza clave en la historia de nuestro País, de lo que somos, y todos debemos unirnos para brindarles la oportunidad de vivir, trabajar y lograr cumplir el sueño americano por el que tanto han luchado. Insto al Congreso a preservar esta importante disposición a medida que avanza el paquete, mantenerla y ofrecer un camino a la ciudadanía como primer paso esencial en la lucha por una reforma más amplia.

La comisionada Fried también publicó hoy un artículo de opinión en el diario “Sun Sentinel” del Sur de la Florida y su versión el español El Sentinel, pidiendo al Congreso incluir un camino a la ciudadanía en el paquete de reconciliación.

La comisionada Nikki Fried siempre ha sido una defensora de la comunidad inmigrante de Florida. Desde que ocupa el cargo de comisionada de Agricultura ha abogado por sus derechos arduamente. Especialmente durante la pandemia ha tomado medidas importantes para protegerlos y mantenerlos informados. Durante la pandemia de COVID-19 Fried lanzó una serie de herramientas informativa bilingües sobre cómo protegerse y prevenir el COVID-19 y promoviendo la vacunación entre los trabajadores agrícolas, muchos de los cuales son inmigrantes. Fried luchó incansablemente para que los trabajadores del campo fueron designados como trabajadores esenciales y por ende incluidos en las primeras ronda de vacunación, también abogó por que todos los floridanos fuesen vacunados independientemente de su estado migratorio.

El artículo de opinión puede ser encontrado en la página de web del Sun Sentinel tanto en inglés como en español, aquí puede leer el texto completo en español:

El Congreso No debe dejar pasar la oportunidad de brindar un camino hacia la ciudadanía a la esencial comunidad inmigrante de Florida

Escrito por: Comisionada de Agricultura Nikki Fried

9 de agosto de 2021

Los Estados Unidos siempre ha sido una nación de inmigrantes, esa es parte de la grandeza y de la fortaleza que nos caracteriza como país. Los inmigrantes son parte de nuestra identidad, de lo que somos como nación y más aún como estado, me siento honrada y afortunada de haber nacido y crecido en la diversidad de Miami en medio de una comunidad inclusiva con muchos acentos y matices. 

El papel de los inmigrantes en nuestra economía, nuestros valores y nuestra idiosincrasia es indiscutible y creo que es nuestro deber hacer todo lo que esté en nuestras manos y más, porque sean reconocidos, tratados con dignidad y porque reciban lo que merecen y nada menos que eso.

En Florida el aporte de la comunidad inmigrante es más que considerable, como comisionada de agricultura puedo dar fe de ello y explicarlo con simples hechos: la agricultura es la segunda industria más grande e importante de nuestro estado, sin la dedicación de nuestros trabajadores agrícolas, esto no sería posible. No sería el gran motor que es sin la dedicación y el trabajo duro de esos hombres y mujeres de nuestra comunidad inmigrante que día a día salen a los campos de Florida para llevar alimentos no solo a nuestro estado sino a todo el País. Más del 40 por ciento de los inmigrantes de la Florida trabajan en el sector de la agricultura, hablamos de cientos de miles de personas, residentes, individuos con permisos de trabajo o incluso indocumentados que emigraron a nuestro estado buscando un futuro mejor.

Desde mi posición, en todo momento he hecho todo lo que está a mi alcance para dar a nuestra comunidad inmigrante en el sector agrícola el reconocimiento y agradecimiento que tanto merecen, estoy comprometida en hacer todo lo posible, siempre, para apoyarlos como lo merecen.

Durante la pandemia mi prioridad fue llegar a cada trabajador de nuestra comunidad agrícola en el FDACS llevamos a cabo diversas iniciativas como la creación de una serie de 9 videos bilingües con información general sobre la pandemia, las mejores prácticas para evitar el contagio y las mejores prácticas laborales considerando los retos que implican trabajar en tiempos de COVID-19. También, en conjunto con Centro Campesino, lanzamos una campaña de vacunación bilingüe dedicada exclusivamente a promover la vacuna entre nuestra fuerza laboral del campo.

Desde que empezó la distribución de vacunas exigí al gobernador DeSantis que incluyera a los trabajadores agrícolas al principio de lista, considerándolos prioritarios por ser trabajadores esenciales, también demandé que cada uno de ellos fuese vacunado sin importar su estatus legal. Siempre hemos trabajado muy duro para proteger a nuestros trabajadores agrícolas sin importar quienes son o de dónde vienen o su condición migratoria. Ellos son una parte fundamental de nuestras comunidades y son vitales para nuestra seguridad alimentaria y el suministro de los alimentos que llegan mesa día a día.

Recientemente anuncié la conformación del Consejo de Trabajadores del Campo, un equipo que tiene la potestad de aconsejar al Gabinete de Florida en todo lo relacionado a la Agricultura y para dar voz en Tallahassee a esos hombres y mujeres que ponen la comida en nuestra mesa.

Desafortunadamente, en vez de reconocer la contribución vital de los inmigrantes que trabajaron en la primera línea de respuesta durante la pandemia, el gobernador DeSantis ha culpado a los inmigrantes de la propagación del virus en nuestro estado en diversas oportunidades, esto es vergonzoso e indignante. El trabajo y las contribuciones de nuestros inmigrantes durante la pandemia ha sido critica, los trabajadores de primera línea, médicos, enfermeras, técnicos, operadores y trabajadores agrícolas inmigrantes han dado la cara salvando millones de vidas, llevando comida a la mesa de todos los estadounidenses y tratando de mantener nuestra economía a flote mientras arriesgan sus vidas. Ellos merecen todo nuestro reconocimiento y agradecimiento no ser culpados sin argumentos.

La comunidad inmigrante de los Estados Unidos representa una importantísima parte de nuestro tejido social y de los que somos, es el momento de dar un paso hacia adelante por ellos, de tomar acciones de sentido común y duraderas en el tiempo que les permita trabajar, vivir y alcanzar el Sueño Americano.

Recientemente tuve la oportunidad de compartir y conversar con beneficiarios de DACA y TPS en una mesa redonda organizada por la Coalición de Inmigrantes de Florida, escuchar sus poderosas historias me conmovió y me animó a levantar la voz una vez más por ellos, este es el único hogar que los DREAMers conocen, no podemos devolver a los beneficiarios de TPS a sus países donde la situación es igual o peor que cuando recibieron el beneficio migratorio.

Es hora de hacer lo correcto, hemos debido hacerlo hace mucho tiempo, es el momento de aprobar una reforma migratoria integral en nuestro País. Es por eso que pido al Congreso que incluya el camino a la ciudadanía en el paquete de reconciliación en discusión para finalmente lograr que esos 11 millones de indocumentados que llaman a los Estados Unidos su hogar, puedan vivir sin miedo, sin temor a ser deportados, a ser separados de sus seres queridos.

Pero más que nada es la hora de abrazar lo que nos engrandece como nación, la herencia inmigrante que nos hace los que somos – es hora de celebrar a nuestra comunidad inmigrante y de ayudarlos a llevar una vida digna que les permita alcanzar el sueño americano en el País en el que tan duro han trabajado.