Carlos Alberto Montaner: Cómo no irritar a los electores