“Aquí y allá”: La corrupción asesina; por Jorge Jiménez

Foto: Referencial

Sin duda alguna que en los últimos días los venezolanos hemos quedado atónitos ante las multimillonarias cifras que acumula en bienes muebles e inmuebles en Estados Unidos, además de dólares en efectivo, el otrora guardaespaladas de Hugo Chávez y posteriormente tesorero de la nación, Alejandro Andrade.

Andrade, quién también estuvo en el golpe de Estado en 1992 apoyando a Chávez, admitió ante las autoridades federales se Estados Unidos que poseía mil millones de dólares en decenas de casas, yates, autos, caballos pura sangre y hasta relojes de lujo. Nos viene una interrogante: ¿Sí las autoridades de EEUU no hubieren comenzado a imponer sanciones contra figuras del chavismo se habría descubierto este nivel de putrefacción de corrupción del régimen venezolano? No, es por eso que Maduro y sus acólitos siempre confrontaron esa idea y trataron de venderla como una intromisión a la soberanía nacional.

Son miles de millones de dólares, con los cuales se pudieron construir cientos de escuelas, decenas de hospitales, se pudo apoyar con planes bien estructurados a los productores nacionales para preservar la soberanía alimentaria e inclusive hacerla crecer para ser un país que viva de la exportación en lugar de traer comida importada y dejarla podrir en los contenedores en los principales puertos del país, para ganar algún tipo de comisión tan solo por eso.

La corrupción en Venezuela pasó de un simple “guiso” a asesinar a miles de niños por desnutrición infantil, a matar a miles de ancianos, condenados a cobrar una pírrica y simbólica pensión que no alcanza ni siquiera para comprar un cartón de huevos o un kilo de queso; ya no se trata de que el que no roba es un pendejo, es que los ladrones condenaron a generaciones enteras de venezolanos.

Los ejemplos son variados: hay familias que no han podido mantener el ritmo de vida que llevaban y muchos se han tenido que separar como núcleo familiar para sobrevivir enviando remesas al resto de la familia que se queda en Venezuela, o miles de familias han dejado de comer tres veces al día e incluso muchos niños ya ni siquiera pueden ir a la escuela

Para tales fines los asesinos de toda una nación utilizaron testaferros indolentes, a quienes no les importó nunca mentir a través de sus medios de comunicación, compraron y expropiaron canales de televisión, emisoras radiales, periódicos nacionales y regionales, hicieron que los medios independientes que los confrontaron quebraran, pero la verdad siempre sale a la luz pública. La realidad ha sido desnudaba ante el mundo, por eso afirmamos que la corrupción no es cualquier cosa, es una acción que es capaz de asesinar y destruir a toda una nación.

Por: Jorge Jiménez | Periodista Venezolano.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here