Venezuela sufren apagones de hasta 7 horas todas las semanas

FOTO CORTESIA

 La coordinadora de Vente Venezuela en Valencia, María Teresa Morín, denunció que en Carabobo se viven apagones de más de 7 horas en diversos sectores y sostuvo que la crisis eléctrica se ha agudizado producto de las lluvias registradas en las últimas semanas.

La dirigente del partido de María Corina Machado en Valencia precisó que, mientras Corpoelec guarda silencio sobre el tema, los cortes siguen afectando a la ciudadanía, dañando artefactos eléctricos y ocasionando, en algunos casos, la pérdida de alimentos.

“Solo en la última semana los municipios Puerto Cabello, Valencia, Guacara, Naguanagua, Libertador y San Diego, estuvieron sin electricidad durante varias noches; tenemos reportes, por ejemplo, de zonas del norte de Valencia que pasaron al menos 9 horas sin electricidad el lunes”, explicó Morín.

Sostuvo que se han reportado casos en sectores como Yagua donde estuvieron 7 horas sin luz; en La Floresta estuvieron 12 horas a oscuras, al igual que ocurrió días atrás en algunas zonas de San Joaquín como El Gran Samán.

“Pero si revisamos la situación en los municipios más foráneos, la crisis es aún peor. Tenemos reportes de zonas de Bejuma y Montalbán donde se les va la luz entre 4 y 5 horas al día y además tienen al menos seis meses sin suministro de gas”, precisó.

Comentó que “no se puede pretender que la ciudadanía cumpla una cuarentena radical en casa cuando no les garantizan ni los servicios mínimos como la electricidad, el gas o el agua”.

“Carabobo está sumido en una tragedia constante por el colapso de los servicios públicos y no hay autoridades que den la cara”, insistió Morín.

Llamó a las autoridades de Corpoelec a sincerarse ante la ciudadanía y revelar el motivo de las fallas eléctricas. “Deben informar si se están haciendo inversiones para tomar correctivos, especialmente porque estamos a las puertas del inicio del período de lluvias y esto solo va a agravar la crisis”.

Exigió además que se establezca un plan de compensación para los artefactos o electrodomésticos dañados por los constantes bajones y fallas que a diario afectan a miles de hogares carabobeños.