Neyo «La Tinta», el hondureño que le mete Ram Ram al bailoteo

FOTO CORTESÍA

El trapero Neyo «La Tinta», intérprete nacido en Honduras pero con más de una década en Estados Unidos, promociona unos de sus más recientes sencillos, titulado Ram Ram.

Con casi tres minutos de duración, el mentado tema cuenta con un videoclip que contiene más de 23 mil reproducciones en Youtube.

Ram Ram es un trap que incita a bailar al ritmo de la sensualidad; además, Santos Reinerio, nombre de pila del hondureño, busca con dicha canción expandir su talento para alcanzar un nuevo público.

Aunque su despegue en la carrera musical provocó que muchos dudaran del él, Neyo no se detuvo para seguir con su meta musical, que en definitiva es expresarse a través de sus canciones.

Y es que todavía existen personas de su entorno que aseguran que el trapero no conseguirá cautivar a un público, pero lejos de desmotivarse, Santos insiste en demostrar que puede lograr lo que se plantee.

Por consiguiente, sacó Yo Soy la Tinta, sencillo con el que buscó expresarse. «Me desahogué para demostrar que sí lo puedo hacer. No me importan las críticas  que intenten detenerme. Aunque algunos no me apoyen, seguiré insistiendo», contó el músico. Es por ello, que el intérprete estrenó el último tema mencionado tras haber lanzado Ram Ram.

Neyo es un artista independiente, pues él mismo es el productor de sus videoclips, sin embargo, sus canciones, pistas y mezclas son creadas en el estudio del dominicano Onix Music: productor, cantante y compositor. Igualmente, trabaja de la mano con Colombia Music Inc.

Pese a que desde hace casi ocho años la música lo cautivó, es ahora que se enfocó en despejar su carrera musical.

Como muchos otros cantantes que admiran a otros colegas, el hondureño comentó su admiración por el trapero puertorriqueño Ele A El Dominio, además  de mencionar a los grandes del reguetón  como Daddy Yankee y Tego Calderón.

Finalmente, Neyo «La Tinta» asegura que aunque tiene 12 años viviendo en Estados Unidos, recuerda que al llegar al país norteamericano no le resultó nada fácil, no obstante, con el tiempo se acostumbró a vivir en dicha nación en dónde se siente muy contento.