Una abuela de 77 años se sumerge en las aguas heladas del lago Baikal