Salida de Venezuela de la OEA evitaría recuperación económica de Valencia

Un 80% de los recursos propios del municipio Valencia dependen de la recaudación propia de impuestos del sector productivo, que se ha visto seriamente afectado en los últimos años debido a la crisis económica nacional. Por eso, Santiago Rodríguez, coordinador nacional del partido Progreso, advierte que una salida de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA) traerá más desconfianza y con ello evitaría la recuperación de la Zona Industrial en la ciudad.

Rodríguez, indica que ya Venezuela presenta un alto riesgo país en materia económica debido al modelo estatista y de control cambiario, aunado a la política de expropiaciones, todo lo que se vería exponenciado ante una salida de la nación del mayor organismo internacional de américa como lo es la OEA.

“Hablamos de un modelo económico y político que ha generado la más alta desconfianza mundial, no llegan inversiones y se nota en la inflación, desempleo y escasez en todos los rubros, y Valencia como ciudad industrial es una de las más afectadas, con el cierre de al menos 3 mil comercios y mil 500 industrias”, señaló el coordinador nacional de Progreso.

Reitera que Valencia como corazón industrial del país, requiere que desde el Ejecutivo nacional se genere confianza en el aparato productivo, en el Estado de derecho para la inversión y generación de empleos estables, y no son con medias irresponsables y no acordes al principio de integración venezolano que se logrará la recuperación económica del país y con ello la del municipio. “En Valencia somos los más afectados cuando se ataca directa o indirectamente al sector productivo como lo vemos con las grandes ensambladoras de vehículos y las empresas de alimentos”.

Cree que una decisión de ese tipo forma parte del proceso gradual de limitación de los derechos de los venezolanos, como se ha venido viendo en los últimos meses con sentencias del TSJ contra la Asamblea Nacional, la demora del CNE en convocar las elecciones ya vencidas, entre otras. “Es un proceso gradual de control del Ejecutivo sobre todos los entes del Poder y al ver como la comunidad internacional rechaza ese abuso, ahora pretender salirse del principal organismo”.

Resaltó que salir de la OEA es un proceso que dura al menos dos años para ser ejecutado en su totalidad, tiempo en el cual el actual Presidente ya no estaría en ejercicio constitucional, dado que solo le falta año y medio de gestión. “Es una irresponsabilidad que un Presidente que tiene tan alto rechazo, y que además le queda año y medio en el ejercicio constitucional, pretenda tomar una decisión tan trascendental para la vida política y económica de Venezuela”.