Quesera Safari es tradición y familia en Libertador

Muchos inventos culinarios han nacido de forma fortuita o accidental, y el queso no es una excepción. Un descuidado dejó una taza de leche al sol, se coaguló y después, por curiosidad o experimento, le colocó un poco de sal hasta que logró conseguir el primer queso. Nadie a ciencia cierta  sabe desde hace cuánto existe o específicamente quien lo elaboró, lo que se sabe es que desayunar una buena arepa con un queso hecho con cariño y dedicación es un privilegio que solo tenemos los venezolanos, pero más aún, la gente de Libertador.

En esta tierra se encuentra una quesera que ha hecho un alto en el deleite y el sabor a  la hora de la elaboración de un buen queso, un arte que se desarrolla con las más delicada tradición artesanal.  Esto no es un simple capricho de la familia Pinto, es  un conocimiento que ha pasado de generación en generación, el cual ha hecho que hoy en día sea reconocido y escogido por las familias de Libertador.

Nadie que haya pisado el municipio Libertador debería irse sin probar los quesos de “Lactuario Safari”, una quesera que está ubicada en la parroquia Tocuyito, dentro de la urbanización Safari, que pertenece a una familia que ejerce el oficio de hacer quesos, como antes, de forma artesanal.

Néstor Pinto, un hombre alegre, atento y carismático, es hoy el responsable de llevar adelante la empresa familiar que fundó en 1998 en el sector San Luis de la Parroquia Tocuyito, la cual ha experimentado cambios significativos apuntando al crecimiento y el fortalecimiento de todo el equipo de trabajo.

Su padre es originario del estado Lara, lo aprendió de unos amigos de Guayana, de allí se convirtió en el arte familiar, pasando su legado de generación en generación, con altas y bajas ilusiones y deserciones, hasta llegar a lo que hoy conocemos como “Lactuario Safari”.

En sus inicios contaba con poco personal, procesando 200 litros de leche, poco a poco, con mucho esfuerzo, dedicación y trabajo en equipo, ha logrado mantener esta tradición por más de 18 años dentro del municipio Libertador. Su gente ha puesto alma, empeño y corazón para que su queso sea el mejor de la zona.

Hoy en día cuentan con unas instalaciones adecuadas y con personal altamente capacitado, además de la certificación de las instituciones responsable de aprobar el permiso sanitario. Para el 2008 se mudaron  a  Safari y la demanda de los productos por parte de los consumidores fue en aumento, por lo cual decidieron ampliar su capacidad de producción a 7 mil litros por día.

El secreto de Lactuario Safari

Por allí dicen que el secreto de la cocina se queda en la cocina, pero siempre se hace una excepción, el sabor único de este lácteo viene de su tierra de nacimiento Carora estado Lara, con un complemento muy discreto de Guayana. Uno de los ingredientes más importantes y un requisito indispensable es hacerlo con armonía y dedicación, verlo como un proceso único en cada elaboración. ¡Su gran secreto es saber el punto de sabor!

“La familia espera seguir masificando nuestro producto, aportando desde nuestro humilde trabajo como productores, y que cada día podamos llegar a más hogares de este territorio municipal, brindando a la colectividad buenos productos, e incluso, más puestos de trabajo”, expresó Pinto.

Néstor Pinto logró que la Gente de Libertador, pudiese comer un queso fresco, de calidad, que se hace de la leche que ordeñaron de la vaca en la mañana y que se pueda comer el mismo día.

Su pasión por crear un queso de alta calidad, su amor por este delicado y apasionante trabajo es tan grande, que lo seguirá inculcando de generación en generación, para que su herencia siga creciendo y la gente de Libertador consuma un queso saludable y con sabor inigualable.