Mariano Rajoy pide a Bruselas que no multe al Gobierno

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, sabe que España no ha hecho los deberes que les exigía la Comisión Europea en materia de déficit público y que se enfrenta a una sanción por este hecho. Es por ello que Rajoy envió el viernes una carta al jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Junquer, para pedirle que tenga en cuenta la situación política en España e intente evitar la sanción por incumplir las metas fiscales, ofreciendo a cambio un esfuerzo adicional. Bruselas estudiará la misiva.

La Comisión Europea (CE) confirmó la recepción de dicho documento del presidente del Gobierno español en funciones. “Puedo confirmar que hemos recibido la carta y la estudiaremos”, indicaron fuentes comunitarias a Efe, sin dar más detalles sobre la misiva, dirigida aJuncker.

En la comunicación, Rajoy le solicita que tenga en cuenta la situación política en España y trate de evitar una multa por incumplir las metas fiscales, ofreciendo a cambio un esfuerzo adicional, según publicaron los diarios El País y La Vanguardia.

El presidente en funciones pidió valorar el duro ajuste realizado por España en los últimos años y se comprometió a ampliar un año más el acuerdo de no disponibilidad de gasto en las administracionescentral y autonómica.

En la carta, Rajoy también explica la situación actual de España y plantea argumentos en su defensa como la desviación de la inflación respecto a la previsión de la de Bruselas, que ha mermado los ingresos fiscales previstos. La carta subraya los ajustes y reformas aprobados en los últimos años en un contexto complicado. Rajoy, en la misiva, habría pedido un año de prórroga para reducir el déficit.

Riesgos

La CE advirtió el pasado martes de los riesgos que crean para la economía la incertidumbre política que atraviesa España ante la próxima repetición de elecciones y las medidas que tendrán que adoptarse para corregir su exceso de déficit, por el que el país puede ser sancionado.

“La cantidad de medidas necesarias para corregir el resbalón presupuestario registrado en el 2015 se añade a los riesgos a la baja sobre el crecimiento que se derivan principalmente de la incertidumbre que rodea la formación de un nuevo gobierno”, aseguró la Comisión Europea en sus previsiones macroeconómicas de primavera.

Bruselas prevé que el desvío de España se situará en el 3,9% del PIB este año y en un 3,1% el siguiente, lo que supondría que tardaría dos años más de lo comprometido en situar su déficit por debajo del máximo europeo del 3% establecido

El Periódico