Jorge Glem: “El cuatro es el instrumento maestro”

En Sucre no solo nacen virtuosos de las letras como Andrés Eloy Blanco, Ramos Sucre o Cruz Salmerón. Su cercanía al mar han hecho de este estado una fuente inagotable de artistas y creadores musicales como Jorge Glem, integrante de la popular agrupación venezolana C4 Trío y quien este 25 de abril ofrecerá un clase maestra y un concierto en el Teatro Ateneo de Maracay.

Cuando hace ejercicio a la memoria en búsqueda del antecedente más lejano, vinculado a la música, Glem evoca “mi familia, mi mamá y mi papá son de esos orientales parranderos, que hacen fiesta con los amigos en la casa, tocan cuatro y cada quien agarra su instrumento”.

El amor de artista por el cuatro pareciera estar escrito en su carga genética. No solo sus padres motivaron el acercamiento al cam-búr-pin-tón, su padrino también contribuyó al desarrollo de una carrera que lo llevaría a ser uno de los músicos venezolanos, amantes del folclor, con mayor significado en la actualidad.

A los 17 años llega a Caracas, inicia su preparación académica en el Instituto Universitario de Estudios Musicales y es precisamente en ese instante cuando Glem ratifica el especial vínculo con el instrumento venezolano. “Entré tocando mandolina y yo no sabia tocar mandolina, pero era el instrumento que estaba ahí porque cuatro no había en la universidad”, recuerda al tiempo que describe “me costó mucho porque el cuatro era el instrumento que quería tocar pero no podía hacerlo ahí (…) no era considerado un instrumento serio”.

La iglesia para el cura y el cuatro para Glem, su encuentro lo llevaría a conocer a otros grandes intérpretes venezolanos en la realización de encuentros que realizan en el país y que convocan eventualmente a gran cantidad de ejecutantes.

Es precisamente en el festival Siembra del cuatro, en el que inicia relaciones con los integrantes de C4 Trío, agrupación venezolana que el año 2014 se alzaría con el Grammy Latino como mejor grabación por el álbum “De repente”, producción que realizada junto al intérprete venezolano Rafael "Pollo" Brito y que lo llevó sin duda a vivir una de las experiencias más gratificantes de su vida: “Fue una emoción muy grande poder estar ahí, llegando a Las Vegas (EE.UU), con los cuatros dando vueltas”.

Sin embargo, a Glem no lo apabulló el éxito, tampoco se le subieron los humos, pues admite con aire franco que  “es algo que no hemos buscado. Uno en este mundo no busca reconocimiento ni fama, simplemente te mueve la pasión por lo que haces”.

A propósito de la clase maestra que ofrecerá en el Teatro Ateneo de Maracay este sábado, el cumanés adelantó que en el encuentro compartirá “una mezcla de todo lo que he venido aprendiendo, tanto lo rítmico, lo armónico y lo melódico del cuatro”.

La historia detrás de las cuerdas, las formas en la que se acompaña dependiendo del género y del lugar en el que se ejecute, son otros de los puntos en los que profundizará durante el momento formativo, cuya hora de inicio está prevista para las 8:00 AM y la que se podrá asistir si se reserva el cupo entrando en contacto con el número 0424-3080017.

Por otra parte, en el concierto programado para las 7:00 PM del mismo día, Glem compartirá temas de su autoría utilizando una pedalera, un recurso electrónico que le permitirá redimensionar sus habilidades en escena, y a la que él ha denominado como “una gran pana”.

“Venezuela es un país súper noble y rico culturalmente hablando, hay más de 300 géneros en la música venezolana y cualquier artista que toque cualquier instrumento de alguna manera debe pasar por el cuatro”, reflexiona el artista a la vez que sentencia con orgullo: “para mí el cuatro es el instrumento maestro”.

Finalmente el músico venezolano invitó a todo el pueblo aragüeño a adquirir sus entradas en las taquillas del teatro y a disfrutar de esta presentación especial organizada por la Secretaría Sectorial de Cultura del Gobierno Bolivariano de Aragua y por el Instituto de Cultura del estado, en una iniciativa a la que han denominado Encuentro Sonoro.