Impulsarán aprobación de antejuicio de mérito contra Nicolás Maduro

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) legítimo, constituido forzosamente en el exilio por la persecución del régimen a sus magistrados designados por la legítima Asamblea Nacional y ante el secuestro de las instituciones y la mayoría de los poderes públicos, dictaminó este lunes que “hay mérito suficiente para enjuiciar a Nicolás Maduro Moros (…) existiendo causa probable que hace presumir la comisión de los delitos de Corrupción Propia y Legitimación de Capitales”,contemplados por la legislación vigente.

Desde Voluntad Popular expresamos nuestro respaldo a la decisión emanada porel legítimo TSJy nuestra decisión de impulsar en el seno de la Asamblea Nacional, a través de nuestros diputados, que sea autorizadala continuación del enjuiciamiento a Nicolás Maduro Moros hasta alcanzar sentencia definitiva, de acuerdo a lo previsto en el artículo266, numeral 2do., de nuestra Constitución.

Para ningún venezolano es secreto la profunda corrupción y relación con otro tipo de delitos que impera en todos los niveles del régimen, pero especialmente en las más altas esferas del poder y del entorno de quienes ocupan Miraflores. Más recientemente los venezolanos hemos conocido la vinculación directa del dictador Maduro con el mundialmente conocido caso de corrupción de Odebrecht, objeto de este dictamen del TSJ y delitos que, a diferencia de lo que acostumbra el régimen, deben ser objeto de una investigación seria como la que adelanta la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional y condenados mediante un juicio justo. Basta ya de la impunidad que ha caracterizado al régimen durante más de 18 años, donde han desfalcado a la nación sin que existan responsables, siendo nuestro pueblo el único afectado con el hambre, la miseria y la emergencia humanitaria de los desmanes de Maduro y su dictadura.

En Voluntad Popular siempre hemos tenido como bandera la lucha contra la corrupción. Nuestros dirigentes y diputados han develado graves guisos en detrimento de nuestro pueblo como el de la exministra de salud, Eugenia Sader, develado por nuestro diputado Ismael León; como el del expresidente de PDVSA y exvicepresidente del área económica, Rafael Ramírez, develado por nuestro diputado hoy en situación de refugio, Freddy Guevara; los casos de nepotismo y corrupción denunciados por nuestro coordinador nacional político en el exilio, Carlos Vecchio; los tentáculos del caso Odebrecht hasta lo más alto del ejecutivo, develado por nuestro diputado Juan Guaidó; y la permanente denuncia de la corrupción como política de Estado realizada por nuestro coordinador nacional injustamente encarcelado, Leopoldo López, por citar solo algunos casos. Pese a la persecución que esto nos ha acarreado, en Voluntad Popular seguiremos firmes y en pie de lucha denunciando y enfrentando nacional e internacionalmente a un régimen que usa a los más pobres como excusa para seguir malversando los recursos de todos los venezolanos. 

Esta decisión que emite el legítimo TSJ en contra de Nicolás Maduro por su vinculación directa en el caso Odebrecht, investigación mundial que ha conllevado la dimisión de mandatarios en todo el mundo y el enjuiciamiento de expresidentes latinoamericanos, sienta un nuevo precedente en la historia nacional, pero con el agravante de que quienes afirmaron luchar contra el flagelo de la corrupción estando hoy en el poder, han multiplicado a la enésima potencia la destrucción y el saqueo del erario nacional, con saldo de cientos de obras sin terminar a costa del hambre de los venezolanos. Para los responsables exigimos todo el peso de la Ley, justicia que estamos seguros llegará en un futuro no muy lejano; sabemos que las instituciones están secuestradas pero asumimos como lo responsable y correcto que se investigue a profundidad la corrupción que hagenerado hambre y miseria a todos losvenezolanos. Mientras tanto, seguimos luchando para que pronto podamos participar con toda nuestra fuerza en verdaderas elecciones libres, justas y transparentes, no la farsa electoral planteada por Nicolás Maduro para el 20 de mayo, para perpetuar la aniquilación de los venezolanos.