Gobierno de Maduro cercena la libertad para ocultar la verdad

Los medios internacionales continúan incomodando al Gobierno de Nicolás Maduro y ahora fue el turno de RCN y Caracol TV, empresas comunicacionales colombianas que se encargan de mostrar la verdad en las calles de Venezuela y las cuales enviaban a través de las distintas cableoperadoras su señal a los hogares venezolanos. Ayer (miércoles) de manera extraoficial se conoció la medida impuesta y que la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) decidió ejecutar a las 12 de la medianoche, sesgando nuevamente la libertad de información y así la libertad de prensa en el país.

Leonardo Pérez Álvarez, secretario general del Colegio Nacional de Periodistas en el estado Zulia (CNP Zulia), rechazó categóricamente esta acción que atenta y viola los derechos de los ciudadanos consagrados en la Constitución.

“El Gobierno insiste en cerrar las ventanas a la libertad con decisiones propias de regimenes dictatoriales. El periodismo venezolano asume con valentía esta acción y seguirá trabajando en pro de nuevas alternativas informativas para cumplir con el mandato de nuestra Ley, que es informar de manera veraz y oportuna”, expresó.

Pérez Álvarez, recordó la medida en contra de CNN en español, NTN24, al igual que han realizado contra medios nacionales televisivos, impresos, radiales y digitales. “El Gobierno de Maduro sigue atacando para ocultar la verdad y con esto demuestra su miedo a la prensa libre y critica que trabaja en función de mostrar las irregularidades en el país. Los periodistas no somos complacientes en nuestro trabajo, desde el Zulia rechazamos y condenamos estas insensatas y dictatoriales medidas que violan todos nuestros derechos como ciudadanos venezolanos”, sentenció.

Ley Censura

En relación a la “Ley de Convivencia y Contra la Intolerancia”, conocida como Ley contra el Odio que promueve el sector oficial desde la Asamblea Nacional Constituyente para combatir supuestamente el odio y las expresiones racistas, clasistas contra los chavistas, Letty Vásquez, también directiva del Colegio Nacional de Periodistas se opone a esta normativa por ser violatoria de la Constitución y de los Derechos Humanos.

“Si hablamos en realidad de penalizar a quienes propaguen el odio, sería esto una espada de Damocles para el mismo Gobierno, que en más de 18 años de esta revolución ha incurrido en este error en innumerables ocasiones y los voceros del partido de Gobierno quedarían señalados como los principales delincuentes del odio”, manifestó.

Vásquez indicó que el odio no puede ser la motivación para el desarrollo y promoción de esta Ley, “por el contrario se debe procurar acabar con ese terrible sentimiento, debemos ser racionales y no viscerales”.

Señaló que esta ley busca desaparecer a los venezolanos que se sienten intolerantes ante la grave crisis que padece el país y se quejan día a día por la falta de alimentos, inseguridad, carencia de medicinas, falta de insumos en los hospitales, por los altos índices inflacionarios, intolerantes ante un Gobierno que ha sido incapaz de garantizar una buena calidad de vida a más de 30 millones de ciudadanos sin ningún distingo político.