El Dividendo Voluntario inició programa de Formación en Valores

El Dividendo Voluntario para la Comunidad, con el apoyo del Grupo empresarial Geandina y el Colegio Universitario de Administración y Mercadeo (CUAM) inició programa de Formación en Valores, en los 6 comedores infantiles  que patrocina la mencionada asociación civil benéfica en el estado Carabobo.

 Lo denominaron “Semilla de Valor”, está dirigido a unos 500 niños, al voluntariado, padres y representantes. Es coordinado por el profesor José Botello Wilson; desarrollado por el Grupo Juvenil del CUAM y Volé de Geandina,

Con este nuevo programa se avanza hacia la consolidación de la oferta de acción social del empresariado carabobeño a través del DVC, cuyas partes se alinearon para brindar oportunidades de desarrollo en sectores desfavorecidos, haciendo inversiones en tres áreas fundamentales: Alimentación, Salud y Educación, de acuerdo a la información de Wilfredo Moreno, quien lleva las riendas del Dividendo.

Sobre el programa especificó que ya se han dado las primeras intervenciones en los comedores Niño Jesús y Sagrado Corazón de Jesús, ubicados en Puerto Cabello; Jesús de Nazaret y Virgen de Fátima, Valencia; Nuestra Sra. del Rosario Guigüe, municipio Carlos Arvelo, y San Juan Bautista, con sede en Guacara.

La información se transmite de manera lúdica, a través de juegos, artes plásticas; obras de teatro, escenificadas por el grupo juvenil del CUAM y coordinadas por el profesor José Botello Wilson, quien realizó la estructura académica del programa para lograr la atención de los niños de entre 2 y 12 años, que almuerzan en los comedores.

Están sensibilizando en torno a la honestidad, respeto y tolerancia, responsabilidad, solidaridad, amistad, lealtad y humildad. Desarrollan un valor por mes en cada comedor.

Por el grupo Geandina participan Modestina Lucente, gerente de Gestión Humana y Keila Agüero, adscrita al mismo despacho, ellas con el apoyo de un grupo de trabajadores   

Los programas del DVC han buscado concatenarse: con los comedores se busca cubrir las deficiencias nutricionales que puedan entorpecer el cabal desarrollo de los niños en condiciones de riesgo, cuyos padres estén desempleados u obtengan muy bajos ingresos. Con la entrega de útiles y uniformes, se previene la deserción escolar. Los talleres de capacitación  ofrecen a las familias herramientas para emprender pequeños negocios o desempeñarse a nivel de dependencia laboral.

Los consultorios son centros donde toda se coloca a disposición un médico e insumos para iniciar el tratamiento, prevenir enfermedades y controlar cualquier padecimiento y ahora con la profundización del programa en Valores, que ya se había estado dictando a nivel de bachillerato, se impulsa la formación de buenos ciudadanos, de personas responsables y comprometidas consigo mismo, sus familias, comunidades y país.

“Nuestra gente quiere salir adelante y para ello solo necesita herramientas y oportunidades, expresó Wilfredo Moreno agregando que este será un nuevo año de retos para el DVC, en el que le tocará nuevamente sortear los avatares de la inflación.  

Ley: Este programa es coordinado por el profesor José Botello Wilson; desarrollado por el Grupo Juvenil del CUAM y Volé de Geandina.