Brote de Malaria se propaga por el Zulia y murió una persona

La orden presidencial de ocultar los registros de enfermedades tropicales y brotes de patologías que en los años 90 fueron erradicadas en el país, mantiene colapsada la secretaria de epidemiología regional. Esta semana se registró el primer caso de muertes por malaria en Maracaibo.

Rosa María Yrobo Romero, de 80 años de edad, falleció el pasado lunes, 23 de enero; a consecuencia de una infección provocada por la picada de un zancudo. “Su pierna se infectó y lamentablemente por la edad de la señora no pudimos hacer más por ella. Ella era considerada un caso sospechoso de malaria, pero los resultados de estas pruebas las guardan como un secreto sumarial”, reconoció el médico tratante a la familia.

El deceso de la octogenaria se registró en el Hospital Central de Marcaibo Dr. Urquinaona. El acta de defunción de la dama fue firmada por el propio director del ente de salud que depende de la Gobernación zuliana. La causa de la muerte “según ellos –autoridades de salud regional- no está definida”, dijo el mismo doctor que por temor a represalias pidió permanecer en anonimato.

Recientemente la Sociedad Venezolana de Salud Pública (SVSP) divulgó un comunicado en el que  da cuenta de un mil 697 casos autóctonos de malaria en el estado Zulia hasta la semana 50 del 2016. El porcentaje de ascenso de la enfermedad es del 43,20 por ciento.

Durante el 2016, los municipios que presentaron mayor cantidad de casos fueron las zonas rurales de Mara, Machiques, Sucre, Jesús María Semprún, y Colón; pero la SVSP advierte que el repunte de la epidemia en Maracaibo y San francisco avanza rápidamente, predominando el parásito plasmodium vivax. 

Pedro Morell Gutiérrez, director regional de Salud Ambiental del Zulia, se niega a hablar con los medios de comunicación para confirmar la relación de la muerte de la señora Yrobo Romero con el brote la Malaria.

Ojo pelao’ con los síntomas

La SVSP advierte que la población desconoce los riesgos de esta enfermedad y se exponen, así como algunos médicos desinformados no piensan en que un caso febril pueda ser causado por malaria.

“Ubican el problema muy lejos. No identifican que existen áreas cercanas de transmisión activa de la enfermedad y descartan el vínculo epidémico. Esto retrasa y desorienta el diagnóstico precoz, que es fundamental para que el tratamiento sea efectivo y se eviten complicaciones graves” apuntó en el comunicado el exministro de salud, José Feliz Oletta.