Artículo de Opinión: "El Voto Castigo" por Freddy Paz

Por: Diputado Freddy Paz   

El voto castigo es negar el apoyo electoral a quien se apoyó antes, para castigarlo por el descontento que ha producido su gestión. Es el voto que se le niega al partido político apoyado con anterioridad, con el fin, de castigarlo por su mala gestión o desacuerdo con algunas de las políticas llevadas a cabo durante el mandato de ese partido.

Un voto castigo que el PSUV y Maduro, recibirán del pueblo venezolano por haber traicionado su confianza, y contra un modelo socialista que sólo ha traído corrupción, escasez, inflación y mayor pobreza a los venezolanos.

Un voto castigo para el PSUV y un voto de esperanza para el pueblo venezolano, con una nueva mayoría de diputados en la Asamblea Nacional que será el punto de inicio de un cambio colectivo a favor del bienestar de los ciudadanos venezolanos, que ya no aguantamos más la crisis económica que hoy vivimos, producto del fracaso del gobierno de Maduro. 

Un voto castigo, que será una manera democrática de expresarse el pueblo, por el descontento popular, que se ha sembrado en la mente y en el corazón de las familias venezolanas. Un voto castigo para obligar al gobierno, con la constitución en la mano a que respete la nueva Asamblea Nacional, que tendrá la responsabilidad de orientar los cambios estratégicos que el país demanda.

Este es el contexto de la actual situación venezolana, donde muchos pensamos que a pesar del ventajismo a favor del PSUV, la unidad democrática va a ganar con mayoría absoluta la Asamblea Nacional. Podemos esperar de los votantes tradicionales del PSUV muchos votos castigo, contra los candidatos de Maduro. 

El resultado de las elecciones presidenciales 2013 publicadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) en su página web,  informa que Nicolás Maduro, candidato del PSUV, ganó los comicios presidenciales con 7.587.579 (50,61%), mientras que el candidato presidencial de la Unidad Democrática Henrique Capriles obtuvo 7.363.980 (49,12%). La diferencia entre ambos candidatos es de 223.599 votos (1,49%). El voto castigo nuevamente aparece como el protagonista de las próximas elecciones parlamentarias. Ahora sólo resta ver si el electorado apenas busca dar un mensaje a los candidatos a diputados de Maduro, con una derrota para el PSUV agravada por la crisis económica y social, que seguro superará a los resultados electorales del 2013, a favor de los candidatos a diputados de la Unidad Democrática. 

El pueblo está claro, no nos van a confundir,  ni tratar de colocarnos en una posición distinta, la voz del pueblo es sagrada. A pesar de que el CNE en el 2013, tuvo miedo de contar voto a voto. La verdad es lo que nos va a permitir ser libre y la inmensa mayoría de los venezolanos queremos que la libertad, la democracia, la justicia sean valores que estén presentes en nuestro accionar diario. 

Venezolanos, esta lucha no ha terminado, esta lucha terminará el día que Venezuela sea un país próspero.