Artículo de Opinión: "El pueblo hará justicia" por Leonardo Ferdández

Este 19 de octubre se cumplen 8 meses desde que Antonio Ledezma fue puesto en prisión, hoy se encuentra en su casa, privado de libertad, sin capacidad de expresarse libremente; su caso no es más que una excusa para neutralizar un adversario político incómodo para el gobierno. El pasado jueves Manuel Rosales fue arrestado injustamente, mientras Leopoldo López cumple una sentencia recientemente dictada; ellos al igual que un grupo de jóvenes estudiantes son las caras más visibles de la persecución del gobierno.

Muchos ciudadanos pueden sentir desánimo, impotencia y decepción al ver que la justicia en Venezuela es solo el brazo ejecutor de los caprichos de una autocracia. Es indignante saber que mientras 95% de los criminales no son juzgados por sus delitos, para lo único que funcionan los juzgados es para castigar opositores. Pero estos hechos en lugar de convertirse en razones para el desánimo deben ser motivadores para trabajar por el cambio.

Cuando Manuel Rosales tomó la decisión de regresar al país, cuando Leopoldo López se entregó a las autoridades venezolanas, lo hicieron con el pleno conocimiento de que su sentencia dependía de criterios políticos, no legales; pero a su vez lo hicieron para despertar en los venezolanos el sentimiento de compromiso con la lucha democrática.

La única justicia en la que han confiado los presos políticos es la voluntad del pueblo, que como reflejan las encuestas cada vez está más inclinada por la libertad y el cambio. Una nueva Asamblea Nacional será la encargada de corregir los atropellos e injusticias, depende de nuestra participación lograr el cambio que necesitamos. Para que el sacrificio de muchos, quienes han pagado con cárcel, exilio y hasta con la vida, no sea en vano debemos votar masivamente este 6 de diciembre.

Los venezolanos tenemos la oportunidad de comenzar un cambio, hacia la Venezuela que merecemos, donde la justicia sirva para castigar a los delincuentes y no a los opositores a un gobierno, donde el sueldo alcance para satisfacer las necesidades, donde la salud y educación pública sean de calidad y acceso universal, donde las libertades civiles sean respetadas.

Ha llegado el momento de hacer nuestra parte, votar y participar este 6 de diciembre será estar dentro de la historia nacional, contribuyendo al cambio que nos sacará de el atraso y la barbarie, para transitar el camino de la modernidad y la prosperidad. Manuel, Antonio y Leopoldo han sacrificado su libertad, pero a cambio lograrán la libertad de todo un pueblo.