Alcalde de Naguanagua condecoró a presidenta de Consecomercio

El Alcalde de Naguanagua, Alejandro Feo La Cruz, confirió la Orden “Coronel Atanasio Girardot” a la presidenta de Consecomercio, Cipriana Ramos, y al empresario José Rodríguez Álvarez, a quienes consideró “próceres modernos” por su destacada labor en el campo empresarial y económico que los convierte en verdaderos ejemplos a seguir para las nuevas generaciones.

La máxima distinción que otorga el ejecutivo municipal fue impuesta durante la instalación de la XLVI Convención Anual de Consecomercio que se celebra en el Hotel Hesperia WTC, con la asistencia de representantes del sector comercial y de servicios de todo el país.

Feo La Cruz expresó la pertinencia de honrar a la ciudadana Cipriana Ramos Oropeza, quien “en un mundo dominado por hombres, se ha erigido como una gran líder que nos representa muy dignamente”.

Sobre el presidente honorario de esta convención de Consecomercio, el alcalde de Naguanagua se refirió a Rodríguez Álvarez como una persona trabajadora que nunca ha dejado de creer en Venezuela.

Solidaridad con el sector productivo y comercial del país

Durante su bienvenida como anfitrión por el municipio Naguanagua, Feo La Cruz manifestó su solidaridad con los empresarios del sector comercio y servicios de toda Venezuela. “Creo que la clase política ha sido mezquina por muchos años al no defender a los empresarios. Y reaccionamos tarde, cuando prácticamente el sector reproductivo estaba casi enterrado”, advirtió.

En tal sentido, resaltó que “ningún país puede construirse sin empresarios valientes como todos ustedes, que han atravesado momentos tan duros y de mucha hostilidad y, aún así, están dando todo por el país”.

Aseguró el alcalde que en Venezuela hace falta generar confianza y garantía para que haya una gran inversión productiva, pues a su juicio, el sector comercio y servicios es fundamental para los cambios que demanda Venezuela.

Antes de finalizar, la máxima autoridad del municipio Naguanagua, consideró necesario que los servicios públicos que ineficientemente maneja el Estado venezolano, deben ser gerenciados por empresarios que verdaderamente están comprometidos con el país.