Joe Biden se pronuncia por visita de Trump a la Florida

(Photo by William Thomas Cain/Getty Images)

En el transcurso de las últimas semanas, hemos visto cómo se han disparado los casos positivos de COVID-19 en Florida. Ayer mismo, el estado informó de un aumento récord diario de muertes y hospitalizaciones por coronavirus, luego de ya haber tenido un récord de números altos de casos y de niveles altos de pruebas positivas. Con más de 232.000 casos y más de 4.000 muertes en la Florida, queda claro que la respuesta de Trump – de ignorar, de culpar a terceros, y de distraer – ha sido a costa de las familias floridanas. Esta misma semana, a medida que más pacientes están siendo diagnosticados como críticamente enfermos y necesitados de cuidado hospitalario, los hospitales de esa área reportan que han llegado o están llegando a su capacidad. El desempleo sigue en niveles elevados y muchos todavía se encuentran con problemas para acceder a sus beneficios.
 
Pero cuando el Presidente Trump llegue hoy a Doral, seguro no expresará ningún sentimiento alentador sobre los temas a los que se enfrentan los floridanos por causa del COVID-19. Seguro que no mencionará las consecuencias reales de su lucha contra la Ley de Cuidado De Salud Asequible (la ACA, por sus siglas en inglés), la legislación de asistencia vital que de cierta forma ha beneficiado a los hispanos más que a nadie. Y seguro que no mencionará su voluntad declarada de reunirse con Nicolás Maduro. Al contrario, usará este viaje como oportunidad fotográfica y como distracción de sus fracasos. Al igual que su respuesta a esta pandemia, el Presidente ha sido poco fiable y egocéntrico en cuanto a su enfoque con los temas más cercanos al pueblo venezolano. Como Presidente, prometo tomar medidas reales para ayudar al pueblo venezolano mediante la concesión de Estado de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para aquellos venezolanos que ya están en los Estados Unidos, liderando la respuesta internacional para abordar la situación humanitaria que afecta a millones de venezolanos, enfocando en los funcionarios gubernamentales y sus secuaces involucrados en la corrupción y los abusos de los derechos humanos, y restaurando la democracia en Venezuela, y ayudando con su recuperación a largo plazo.