Coalición internacional de países respaldan Gobierno de Transición en Venezuela

Foto Cortesía

Decena de países incluyendo los que conforman al Grupo de Lima, el Grupo de Contacto Internacional, la Unión Europea, Estados Unidos, se unieron para exigir unas elecciones presidenciales realmente libres y justas en Venezuela.

En el comunicado conjunto, las cancillería de las naciones del mundo pidieron incluir la capacidad de la Asamblea Nacional para desempeñar plenamente sus funciones y el restablecimiento de la independencia y de la Corte Suprema y el Consejo Nacional Electoral.

Comunicado íntegro:

Nosotros, un grupo de países preocupados, incluidos miembros del Grupo de Lima, el Grupo de Contacto Internacional, la Unión Europea, Estados Unidos y otros, hacemos un llamado a todos los venezolanos, de todas las tendencias ideológicas y afiliaciones partidarias, ya sean civiles o militares, para que pongan los intereses de Venezuela por encima de la política y participar urgentemente en apoyo de un proceso formado e impulsado por los venezolanos para establecer un gobierno de transición inclusivo que llevará al país a elecciones presidenciales libres y justas, más temprano que tarde. Las elecciones a la Asamblea Nacional por sí solas no presentan una solución política y, en cambio, pueden polarizar aún más una sociedad ya dividida.

Hacemos un llamado a todas las instituciones del Estado venezolano a participar en tal proceso. Los venezolanos y la comunidad internacional han puesto sobre la mesa propuestas hacia este objetivo. Dicho proceso debería incluir la capacidad de la Asamblea Nacional para desempeñar plenamente sus funciones y el restablecimiento de la independencia y de la Corte Suprema y el Consejo Nacional Electoral. Las discusiones y los avances logrados en las conversaciones dirigidas por Noruega en Barbados también deberían informar el camino a seguir.

Reiteramos la voluntad de todos los países que mantienen sanciones económicas de discutir el alivio de las sanciones en el contexto del progreso político.

La situación humanitaria, social y política en Venezuela continúa deteriorándose, lo que subraya la necesidad de un proceso político pacífico e inclusivo que restaure la democracia y ponga al país en el camino de la recuperación. La pandemia actual y el abrumado sistema de salud pública de Venezuela han agregado urgencia a la necesidad de poner fin al status quo. Estamos comprometidos a continuar nuestros esfuerzos para ayudar a los venezolanos que enfrentan la pandemia y la crisis humanitaria previamente existente sobre la base de la necesidad, no de la afiliación política.

Llamamos a que se ponga fin a toda persecución política y a los actos de represión. Defensores de derechos humanos, actores humanitarios, trabajadores de la salud, periodistas, miembros de las comunidades indígenas de Venezuela, miembros de la Asamblea Nacional bajo el liderazgo de Juan Guaidó y la población venezolana en general han enfrentado una creciente represión en Venezuela.

Hacemos un llamado a todos los partidos políticos e instituciones en Venezuela para que participen rápidamente en, o apoyen, un proceso que establecerá un gobierno de transición ampliamente aceptable que administrará elecciones presidenciales libres y justas pronto y comenzará a encaminar al país hacia la recuperación. Para una resolución pacífica y sostenible de la crisis, se necesita un gobierno de transición para administrar las elecciones presidenciales, de modo que ningún candidato tenga una ventaja indebida sobre los demás.

Una transición rápida y pacífica a la democracia es la ruta más eficaz y sostenible hacia la estabilidad, la recuperación y la prosperidad en Venezuela. Seguimos comprometidos con ayudar al pueblo venezolano a lograr un futuro pacífico, próspero y democrático.

Países adherentes: Albania, Australia, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Estonia, Georgia, Guatemala, Haití, Honduras, Hungría, Israel, Letonia, Lituania, Panamá, Paraguay, Perú, Reino Unido, República Dominicana, Santa Lucía y Ucrania.